Investigación y Reconstrucción de Accidentes de Tráfico

Elementos filtrados por fecha: Martes, 11 Septiembre 2018

El día 3 de septiembre de 2018 ocurrió un grave siniestro vial en el que un autobús, de la compañía Alsa que cubría la línea entre Cudillero y Gijón, chocó frontalmente contra un pilar de hormigón de un viaducto, en la variante de Avilés (Asturias).

En prensa se publicó que una mancha en el disco-tacógrafo impedía saber la velocidad del autobús accidentado, mientras que la empresa de transporte aseguró que el vehículo, según los datos de un dispositivo remoto de seguimiento, circulaba a 55 kilómetros por hora, segundos antes del impacto.

Pese a la mancha en el tacógrafo antes citada, también la prensa publicó que según fuentes de la investigación (a cargo del Destacamento de Tráfico de la Guardia Civil de Gijón, perteneciente al Subsector de Asturias, que cuentan con el apoyo del Equipo de Reconstrucción de Accidentes de Tráfico de la Guardia Civil –ERAT-), en el momento del impacto frontal contra el pilar, el autobús iba "a unos 80 o 90 kilómetros por hora", (apreciación subjetiva en unos medios y en otros “clara” tras utilizarse tecnología microscópica), en un tramo de vía afectado por limitación de velocidad de 70 kilómetros por hora.

Ante esa diferencia de velocidad señalada por la compañía Alsa (55 km/h) y supuestamente por fuentes de la investigación (a unos 80 o 90 km/h), hay al menos una opción más para el cálculo de la velocidad mínima en el momento del choque del autobús, a partir de la energía disipada en el mismo aplicando el modelo de Wood y que vamos a desarrollar a continuación: