Lunes, 02 Agosto 2004 02:53

INSPECCION OCULAR por N.A. Molina

Escrito por nestora
Valora este artículo
(0 votos)
INSPECCIÓN OCULAR

1- METODOLOGIA ESPECIFICA DEL ACCIDENTE DE TRíNSITO

1-1 CARACTERíSTICAS

La tarea del Perito Accidentólogo tiene como punto de partida el lugar del hecho, al poco tiempo de transcurrido el mismo. En la práctica, acceder a la realización de una inspección ocular en el teatro del suceso, cuando todaví­a se hallen los vehí­culos involucrados y todas las huellas e indicios, es generalmente sólo posible para el perito policial.
Para el privado resulta poco frecuente, ya que sólo se le da intervención a solicitud de parte, luego de la elevación del sumario policial.
En ocasiones, el Perito carece de elementos que le permitan expedirse sobre los puntos de pericias que fueran solicitados, por una actividad ineficiente de la prevención policial en el lugar del hecho.
A los fines de contar con una guí­a metodológica que oriente al Perito especialista en accidentes, se ofrece una reseña de los pasos y procedimientos aconsejados; en la inspección se procederá a su desarrollo, desde la llegada al lugar hasta el retiro del mismo.

1-2 TÉCNICA OPERATIVA:

1-Observación visual de toda la escena.
2-Demarcación de huellas e indicios.
3-Tomas fotográficas.
4-Construcción del croquis.
5-Examen de los vehí­culos.

El Perito puede contar con otras personas que colaboren en las tareas como ser: fotógrafo, mecánico y un planimetrista, siendo la función del Perito organizar las tareas como principal responsable, estableciendo pautas claras de trabajo, ya que la prueba que se pierde resulta de difí­cil recolección posterior.
DEMARCACIÓN DE HUELLAS E INDICIOS: Al arribar al lugar del hecho, encontrará a los móviles en su punto de inmovilidad final, numerosos elementos dispersos y huellas; siendo imprescindible alejar a los curiosos del escenario, para proceder al examen sin interferencias y sin riesgos.
En un primer término, debe orientarse a determinar cuál era el sentido de circulación de los vehí­culos antes del accidente. Realizado esto (que no siempre es fácil), mediante requerir el estudio de las trochas de las huellas de frenadas, el sentido de evolución de las huellas de arrastre, etc.; se comienza con la labor de marcado, comenzando de afuera hacia adentro, una vez determinado el sentido de circulación pre-impacto; alejarse del punto de inmovilidad final, de cada uno de los vehí­culos intervinientes, buscando ubicarse más allá del primer indicio, y de allí­, avanzar en el sentido de circulación del vehí­culo, marcando con tiza en mano toda huella o elemento disperso. Deberá elegirse un código que permita una interpretación clara al confeccionar el croquis y observar las fotografí­as.
La demarcación se efectúa de afuera hacia adentro, es decir desde donde venia el vehí­culo, hacia donde se encuentra detenido; al arribar al mismo, se demarca lo que se encuentra alrededor de él; paso seguido, se repite el procedimiento para el otro vehí­culo, hasta llegar a él.
FOTOGRAFíAS: El siguiente paso es fotografiar la escena; lo efectúa la persona idónea, debiendo ser dirigida por el Perito; ya que el criterio general tiende a la demostración de los daños sufridos y la FORMA COMO OCURRIÓ EL ACCIDENTE.
Aquí­ también adoptamos el principio básico inicial de AFUERA HACIA ADENTRO; vale decir que el fotógrafo se alejará de la escena en el sentido de circulación de uno de los vehí­culos, hasta más allá del principio del primer indicio marcado, y desde allí­ tomará la PRIMERA foto, que será una PANORíMICA en el sentido de circulación del vehí­culo; luego se acercará al primer indicio y allí­ tomará la segunda foto, que abarcará desde éste hasta el punto de inmovilidad final del móvil. Irá avanzando, efectuando tomas secuenciales, demostrando todo lo que se marco en el suelo; es decir, las tomas referenciadas al punto de inmovilidad final del vehí­culo. Terminada esta operación, repetirá el procedimiento con el segundo móvil, comenzando con una panorámica, y así­ sucesivamente.
En ningún caso se fotografiará una huella sin tener en el fondo un punto de referencia, preferentemente vista de los vehí­culos intervinientes, que señalen claramente donde está, y que, efectivamente, corresponde a ese accidente y no a otro.
Finalizado el recorrido de afuera hacia adentro, se rodean los vehí­culos, fotografiando todos los detalles de impactos y daños. En el caso de motos y bicicletas, se esperará para fotografiar sus daños, previa ubicación en el croquis, a que puedan ser movidas.
CROQUIS: Prosiguiendo con el criterio de trabajo de afuera hacia adentro, se confeccionará el croquis ilustrativo, en él se hará constar todo lo señalizado y fotografiado en los pasos anteriores; con las medidas precisas de ubicación de cada elemento, huella, indicio. Para ello se comenzará por ubicar un punto de referencia de origen, con respecto al cual se indicará la ubicación del primer indicio. Es decir, que al redactar la inspección se dirá: "a tantos metros de algo se encuentra esto." Ese "algo" puede ser un cartel, un cordón o borde de calzada de una intersección, una garita, una construcción, etc. También debe medirse la distancia de cada indicio a los bordes de calzada; así­ se tendrá por ejemplo: "a tantos metros de la garita de parada de colectivo, ubicada sobre la vereda sudeste (debe colocarse en el croquis con sus medidas de ubicación exacta) y a tantos metros del cordón derecho, se inicia una huella de frenada." Avanzando en el sentido indicado, se irán dibujando, con sus medidas de ubicación, todos los indicios, hasta llegar al punto de inmovilidad final de cada vehí­culo, los que serán ubicados tomando medidas a puntos de referencia fijos, que permitan graficarlos en un croquis a escala, donde se dé una idea exacta de la realidad. Los puntos de referencia serán preferentemente cordones o bordes de calzadas o sus prolongaciones, o en su defecto, postes u otros elementos fijos, en cuyo caso éstos deben ser también ubicados en el croquis, con medidas exactas. El croquis a mano alzada, confeccionado en el lugar del hecho, será luego transcripto a escala para que reproduzca la escena con toda claridad. La escala más fácil de trabajo, sobre todo cuando no se tiene dominio técnico, es aquella en la que un centí­metro de la regla representa un metro del terreno, (1:100). Para distancias muy grandes, en rutas, la escala puede variarse a voluntad, por ejemplo, 1:50, 1:150 y 1:200, que es la más usada para la planimetrí­a accidentológica.
EXAMEN MECíNICO: El mecánico debe ser instruido para que el informe abarque tres aspectos fundamentales: a) Estado de transitabilidad previo al accidente. B) Localización del impacto c) Daños.
Estado de transitabilidad: deben examinarse los llamados sistemas de seguridad activos y pasivos; con relación a lo cuál, lo más apropiado es confeccionar una planilla que permita el trabajo ordenado y metódico, para no pasar nada por alto.
Localización del impacto: de este punto depende la correcta interpretación del accidente, debiendo la descripción ser especifica en la localización y dirección del mismo, por ejemplo: "frontal con plegamientos de adelante hacia atrás"; "lateral derecho con plegamientos de derecha a izquierda"; "posterior media con plegamientos de atrás hacia delante". De esta reseña depende la posibilidad de reconstruir el accidente, colocando los vehí­culos como realmente impactaron.
DAÑOS: En él se hará constar todos los elementos afectados por el impacto.
DATOS AMBIENTALES: Se debe observar y tomar nota detallada de las condiciones ambientales, que servirán de base al Perito para establecer si alguno de ellos pudo ser coadyuvante en las causas del accidente. Para ello es necesario confeccionar planillas, de modo no obviar ningún dato que posteriormente pueda resultar de importancia, como por ejemplo: tiempo; iluminación; visibilidad; tipo y estado del suelo o calzada; presencia de semáforos; observaciones varias. En el rubro "tiempo" se consignará "bueno y seco", "nublado y frí­o", "lluvioso"; etc. La iluminación será "natural"(por la hora) o " artificial"; en este caso podrá ser "buena", "regular", "mala"; acotándose, a modo de ejemplo," con foco en la intersección apagado". La visibilidad depende de la iluminación y presencia de obstáculos como, ochavas reducidas, árboles, camiones estacionados, carteles mal ubicados y otros.

1-3 DATOS QUE DEBEN OBTENERSE EN EL ACCIDENTE:

1-UBICACIÓN: ruta, Km, jurisdicción, paraje, distancia aproximada con respecto a caminos de acceso o localidades vecinas.
Diseño geométrico del camino o ruta: trazado, zona urbana o rural, intersección.
2-FECHA Y HORA DEL ACCIDENTE: dí­a, mes, año, horas, minutos.
Presentación del Perito en el lugar del accidente: dí­a, mes, año, horas, minutos.
3-CONDICIONES CLIMíTICAS: tiempo, caracterí­sticas: lluvioso, con nevada, neblina, y otros datos meteorológicos que resulten de interés.
4- CALZADA: tipo; estado de las mismas; ancho de calzadas; número de carriles; ancho y condiciones de las banquinas.
5-SEÑALIZACIÓN VIAL EXISTENTE: semáforos, carteles indicadores, preventivos, reglamentarios, informativos, velocidad máxima admitida y otros.
6-ILUMINACIÓN TIPO: artificial, con lámparas incandescentes, halógenas, mercurio, otras. Natural.
7-CARACTERíSTICAS DEL TRíNSITO: tipo de tránsito; con vehí­culos de mediano porte, liviano, pesado; con flujo intenso, baja circulación vehicular, y otras que puedan resultar de importancia para el accidente.
8-TIPO DE ACCIDENTE: frontal, perpendicular, urbano, interurbano, simple, complejo.
9-VíCTIMAS: muertos, heridos graves, leves.
10-INDICIOS EXISTENTES: frenadas, derrapes, efracciones, pinturas, resto de faros, sangre, agua del radiador, manchas de aceite, partes mecánicas de los rodados, otros.
11-IDENTIFICACIÓN Y UBICACIÓN DEL íREA GEOGRíFICA DEL IMPACTO: sobre la base de los indicios hallados: restos de mica; bruscos cambios de dirección en la frenada; restos de aceite, agua, barro; desprendimientos de elementos; planos bajos de los móviles, y otros.
12-VEHíCULOS INVOLUCRADOS: posiciones que ocupan; vehí­culos: tipo, marca, modelo, dominio; acoplado: dominio, carga, peso aproximado; apellido y nombres de los conductores; cantidad de ocupantes.
13-ESTADO DE TRANSITABILIDAD DE LOS RODADOS: luces, frenos, dirección, cambios de marcha, bocina, limpiaparabrisas, espejos retrovisores internos y externos, neumáticos, zonas de impactos y daños.
ESTABLECER SI LOS RODADOS REVISTEN CARíCTER DE EMBISTENTE O EMBESTIDO: Tomándose en consideración los daños de los mismos y zona de impacto.
14-OBSERVACIONES: en este í­tem se incluirá cualquier otra información que resulte de interés para la investigación.
15- MODIFICACIONES QUE SE HAYAN PRODUCIDO EN EL LUGAR, CUANDO ESTA CIRCUNSTANCIA SEA DEMOSTRABLE.
16-CONFECCIÓN DEL CROQUIS ILUSTRATIVO DEL LUGAR DEL HECHO.


1-4 REDACCIÓN DE LA INSPECCIÓN OCULAR

La redacción tiene un procedimiento metodológico, sencillo, claro, completo y útil con un trabajo de AFUERA HACIA ADENTRO proponiéndose el siguiente orden:
1-Datos generales y ambientales

Ejemplo: ? En el dí­a 3 de octubre de 1998, siendo las 8hs, me constituyo en la intersección de la Av. San Martí­n y calle Franklin, a fin de efectuar la inspección ocular de un hecho de tránsito ocurrido a las 7,30 hs, constatando que el tiempo es bueno; la iluminación natural; visibilidad normal; la capa de rodamiento es de asfalto en estado seco y limpio, sin pendiente. En la intersección existen semáforos que funcionan con una secuencia de dos tiempos, y se observa en dicha intersección un cartel señalizador con la inscripción velocidad máxima 20 km./h?.


2- Ubicación de las arterias y sentidos de circulación vehicular

Es necesario realizar una ubicación con respecto a los puntos cardinales de las arterias involucradas, la forma que se interceptan, el sentido de circulación vehicular y los anchos de calzadas; para lo cual la redacción puede ser:
Ejemplo: ?La ruta Nͺ 8 posee un trazado de nordeste a sudoeste, con doble sentido de circulación y un ancho de calzada de 6 m, banquinas cubiertas con pastos a ambos lados, de 2 m cada uno. La corta perpendicularmente un camino vecinal de tierra, de 4 m de ancho, cuya orientación es de sudeste a noroeste y tránsito vehicular en dos direcciones, coincidentes con el trazado?.


3- Ubicación del observador: La descripción se va a efectuar en el mismo orden en que se ha realizado todo el trabajo anterior, siendo necesario indicar dónde se halla el observador y en que sentido mira o camina a medida que describe la escena del suceso; de esta manera al lector seguirá el mismo orden del croquis y logrará una comprensión mejor de lo explicado.
Ejemplo: "Ubicados sobre La ruta Nͺ 8, tomando como referencia el sudoeste".
4-Descripción: La descripción detallada de lo observado, demarcado, fotografiado y graficado, comienza en el orden en que aparecieron al avanzar en el escenario, primero en el sentido de circulación de un vehí­culo, hasta llegar a la posición final, y luego en la dirección de circulación del otro, describiendo exactamente, al final de cada recorrido, la ubicación de los mismos. Posteriormente se puede volver a cierto punto caracterí­stico, por ejemplo, efracciones, y describir lo observado a partir de allí­, hacia los laterales de la circulación.
5-CONCLUSIÓN: Resulta evidente que la tarea del Perito se verí­a enormemente favorecida si en la instrucción del sumario se realizara lo expuesto anteriormente; ya que no se requiere ser un experto para realizar la tarea, sino saber organizar el trabajo. Con estos elementos, el Accidentólogo completará su labor, a fin de clarificar el cómo y porqué del accidente; cálculos de velocidades; la dinámica y etiologí­a del hecho y los puntos que hayan sido solicitados por el magistrado interviniente.
Visto 5764 veces
Inicia sesión para enviar comentarios

Novedades en Blog

« Agosto 2021 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31